domingo, 15 de febrero de 2009

Inconformista

La perfección solo existe en un ámbito subjetivo, supeditado a una opinión. Eso es lo maravilloso, que alguien hecho de retales imperfectos, se puede convertir en perfecto a ojos de otro.

Todos tenemos "taras", de las cuales algunas podremos mejorar, eliminar, o simplemente aprender a convivir con ellas. Algunas nos proporcionan un toque especial, otras nos dificultan hacer cosas. Justo en el momento que nos damos cuenta, es donde aparece el afán de superación, la necesidad de mejorar, el ansia de crecer.

A veces la razón por mejorar, que no cambiar, nace de algo externo, o se suma a tu grado innato de querer asumir tus errores y corregirlos. Por desgracia, todavía hay personas sonbre la faz de la tierra, que cree ser perfecto, que es poseedor de la verdad absoluta. Y como dijo Monty Phyton "La verdad absoluta no existe, y eso es absolutamente verdad" Y estos seres son lo que hacen que "Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a los animales"

Para mi gran suerte cuento con una familia magnífica, unos amig@s excepcionales y mis bichines. Todos ellos son mi fuente de energía, lo que mantiene viva la esperanza de que no todo está perdido, que hay muchas y muy buenas personas en el mundo, y que aunque creamos que no podemos hacer nada por cambiar el mundo, muchos pocos pueden contrarrestar a pocos muchos.

Por eso trato de ser mejor, para crecer, para poder quererme más y así querer más a los demás, para merecer a toda la gente buena que me rodea. Y porque soy inconformista por naturaleza

Publicar un comentario

Seguidores