domingo, 15 de febrero de 2009

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

Miro hacia atrás, y solo me persigue mi rastro de huellas en la arena, quizá demasiadas pistas voy dejando, aunque se que nadie me buscará.

El camino invisible se muestra a medida que voy caminando, no se donde me lleva, aunque he traido todo el cargamento de sentido común que me quedaba.

Acostumbrado a caminar solo, a reaccionar solo, a caer solo, a levantarme solo, me resulta muy difícil pensar que alguien está ahí y ahora. No hay más ciego que quien no quiere ver, y mi autosuficiencia es la mayor de mis cegueras

Hubo un tiempo en el que quise tocar el mar pero sin mojarse, que quise volar pero sin levantar los pies del suelo. Y eso no es posible, hay que mancharse si quieres pintar con las manos.

Hoy miro hacia delante, sin olvidar lo que dejo detrás, que ha supuesto el aprendizaje que me convirtió en quien soy hoy.

Se que no estoy solo, pero iré aceptándolo mientras camino, iré disfrutando de ello a cada paso, saboreando el dulce sabor de sentirse querido y amar en la misma medida.








Publicar un comentario

Seguidores