domingo, 31 de mayo de 2009

Un nuevo punto de vista


He llegado tan solo hace unas horas y me sobra todo el cemento y el asfalto. Me comienza a molestar el tráfico, detesto este aire tan contaminado como las venas de los que gritan al otro lado de la ventana, solicitando un poco de atención o simplemente un descuento en su dosis.



Hasta hace poco pensé que no me movería nunca, mas que el tiempo de unas vacaciones de mi amada Madrid, pero ahora se me está empezando a venir grande, y la distancia comienza a ser excesiva para ver el mar. No puedo permitirme el lujo de irme a pasar el día al mar, teniéndome que conformar con un río, o un pantano; que por supuesto es un consuelo, pero no me da vida.



No quiero mas sucedáneos, no me conformo con humo, es más lo detesto, quiero paz, armonía, campo y playa, desnudez inmobiliaria a mi alrededor y sobre mi.



Como leía en el comentario de mi queridísima M Ángeles sobre una foto propia, (es tuyo)


"no tráfico, no cobertura, sin prisas.... no edificios, el sonido del mar y el aire que huele a vida... y sol y la mente que en ese lugar se eleva huyendo de la realidad y se resiste a volver...."



Y así es como quiero estar, pero no huir de la realidad, si no convertirlo en mi realidad, hacer de mi vida un sitio donde no solo valga la pena estar, si no que cada día cuente y sea aún mejor que el anterior, donde yo elija de que color pintar cada hoja del libro que compone mi existencia.


Tengo un nuevo punto de vista, no me apego más que a las personas, los sentimiento y las emociones, el lugar, la situación o el momento es lo de menos pues es circunstancial. Pero como puedo elegir, trataré de encontrar un sitio donde se propicie la fluidez de mis pensamientos.
Publicar un comentario en la entrada

Seguidores